“Hay personas irresponsables en toda la estructura social chilena y si no vamos a meter preso a las personas que toman su helicóptero y se van a Cachagua y a esas personas no les decimos flaite, no me parece un lenguaje adecuado estigmatizar a ciertos grupos de la población, independientemente de un hecho puntual que estamos viendo, donde se cometió un delito y donde no se respetan las normas …” «la palabra flaite es discriminatoria«.[1]

Alejandra Matus, programa #Bienvenidos 13 | 15-06-2020

El significado de la palabra «flaite», en nuestro país, tiene un uso directo para designar a personas que pertenecen a una clase social baja, de comportamiento extravagante y vinculadas con el mundo delictual, según una definición que entrega el Diccionario de Uso del Español en Chile. Es decir, para mejor comprensión de la señora Alejandra Matus, la palabra flaite en su definición primaria está directamente relacionada con el mundo delictual, con el hampa, con el delincuente que hace del delito una forma de vida y en consecuencia criminológicamente el delincuente como tal, ya está estigmatizado por ser un quebrantador de la ley. Lamentablemente, su propuesta podría haber sido válida si no tuviese la etiqueta de resentimiento hacia determinado sector y que resta relevancia a sus palabras.

Para ilustrar un poco más sobre el sentido y significado de la palabra “flaite” debemos partir sabiendo que mucho se ha especulado acerca del origen de ésta, pero pocas de esas especulaciones tienen un sustento etimológico en datos reales. Al visitar algunos sitios en internet podrá encontrar derivaciones peculiares que pueden eventualmente tienen un sentido lógico, pero queda solo en lo especulativo. Sin embargo, si se busca en otras fuentes de mayor rigor científico, es posible encontrar algunos trabajos que entregan un sustento etimológico sobre la base de datos más reales.

Especulaciones del término

Entre las definiciones especulativas más recurrentes del significado de la palabra «flaite», se refiere a que proviene del anglicismo “Flighters” (voladores), en referencia a grupos de jóvenes marginales que se reunían en las esquinas a fumar marihuana. Otra información indica que esta palabra es una derivación del modelo de zapatillas de la marca NIKE “Air Flight” y que promocionó el basquetbolista Jordan. Como eran altamente demandadas por los jóvenes y debido a su alto valor, fueron falsificadas. Los modelos piratas se llamaban Flight Airs, de ahí derivó en “flaiters” y su uso se expandió para referirse a los jóvenes que las usaban, normalmente de bajos recursos.[2]

En este mismo sentido, el profesor Jaime Campusano en un artículo del periódico Las Últimas Noticias (27 de junio de 2012, p. 4) señaló lo siguiente: “El basquetbolista Jordan, que fue todo un símbolo de los 90, sería el responsable de la palabra “flaite”. Su marca de zapatillas, modificó su modelo Flight, a finales de la década noventera, a un diseño auspiciado por el basquetbolista de la NBA. Colores fuertes y plataformas más elevadas, convirtieron a la zapatilla en un deleite de muchos jóvenes chilenos. De “flight” a “flaite” solo hubo un paso, literalmente”.

Por su parte Wikipedia también tiene una definición respecto de la palabra Flaite y señala: “El término ”flaite” pareciera derivarse del inglés ”flighter” (volador), término que se usaba en el lunfardo argentino y uruguayo para denominar a un tipo de ladrón relacionado a los vuelos entre Buenos Aires y Europa. Desde este origen, la palabra migra al español chileno con diferentes usos. En un principio, para designar a los consumidores de marihuana que en Chile son también denominados “volados” (por el inglés fly), y luego como un adjetivo despectivo utilizado para referirse a ciertas personas de baja condición social, al prejuzgar relacionando la adicción a las drogas con marginalidad” (http://es.wikipedia.org/wiki/Flaite).

 

Registros etimológicos del español peruano

Todas las definiciones anteriores, desde un sentido lógico pueden tener asidero, pero solo quedan en el ámbito de la especulación. Sin embargo, de acuerdo con algunas investigaciones desarrolladas más en profundidad han podido determinar que el significado de la palabra “flaite” tiene su origen como anglicismo procedente del español peruano. En este sentido por ejemplo, se menciona el diccionario de Morales Pettorino (2006), que propone un origen de manera indirecta, ya que considera la palabra “flaite” como variante de la voz del coa “faite”, y para esta última señala origen inglés ”fighter” que significa “guerrero”, “luchador”.

Así, Morales Pettorino consigna además que “faite“ es voz encomiástica, es decir que es una palaba alabada dentro del “coa” como “delincuente avezado que suele actuar con mucha seguridad y sin temor alguno”. Las documentaciones de uso de Morales Pettorino para “faite” provienen de 1968, 1970 y 1975.

En este orden de ideas, las probabilidades de estos registros indican que “flaite” se remonta al “faite” peruano de comienzos del siglo XX, y que, por tanto, el origen último de “flaite” es el inglés “fighter” “peleador”, tal como señala Morales Pettorino (2006). La vía de ingreso del término desde Perú pudo haber sido portuaria (vehículo frecuente de difusión lingüística), o cualquier otra. Además de la similitud formal (fónica) y la plausibilidad del cambio “fa– >fla”, existe en varias asociaciones semánticas que permiten apreciar una relación entre ambos términos.

El rasgo semántico fundamental de “faite” dice relación con la conducta agresiva de un personaje de los barrios bajos, lo que explica, en primer lugar, su origen en un derivado del verbo que en la lengua de origen alude a una conducta agresiva (pelear). Luego, en el español de Chile, las primeras documentaciones inscriben a este personaje dentro del ámbito de la delincuencia. Y por tanto aquí, la violencia física se presenta como un recurso para hacerse respetar entre los pares.

 

Conclusión

El significado de la palabra “flaite” tiene su origen más próximo en derivaciones del español peruano y éste a su vez de un anglicismo que describe una conducta agresiva de un personaje de los barrios bajos, donde la violencia física se presenta como un recurso para hacerse respetar entre los pares y que luego en Chile las documentaciones sitúan a este personaje en la delincuencia chilena.

Por lo tanto, el uso de la palabra “flaite” no está circunscrito a lo antojadizo de una determinada circunstancia, sino que con un tipo de conducta delictual de carácter violento y que es reconocida abiertamente como tal y por tanto una persona por el solo hecho de haber infringido una norma no la hace “flaite”, como pretende hacer ver la señora Alejandra Matus con el ejemplo de las personas que eludieron controles viajando en sus helicópteros privados (eso es resentimiento), sino que, tomando como base los estudios etimológicos, conocimiento y experiencia profesional, se es flaite cuando se despliega una conducta delictual permanente y se asume como un estilo o una forma de vida, donde la violencia física es condicionante y necesaria para hacerse respetar entre los mismos de su especie.

La palabra flaite no es discriminatoria señora Alejandra Matus, es una manera acertada de describir a una conducta delictual, no una infracción.

Asesor Muñoz.

 

Fuentes:

 

[1] Disponible en: https://www.cooperativa.cl/noticias/entretencion/television/el-tenso-momento-entre-matthei-y-alejandra-matus-por-uso-de-la-palabra/2020-06-15/140158.html, consultado el 16-06-2020

[2] Disponible en:  https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-22012015000100015 (El Definido, Conoce el origen de algunos de nuestros chilenismos, 17 de septiembre de 2013), consultado el 16-06-2020.

 

`

`

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¿Te gustó? Por favor, comparte con tus amigos